Blog

Vans México

Gracias a Iván Najera de "Since 66" de Vans México por esta entrevista, estuvo muy buena la charla. Aquí la tienen:

http://since66.mx/2018/02/21/vale-la-pena-atreverse-una-platica-con-el-disenador-andres-lhima/

Oriundo del norte de la CDMX y trotamundos activo, el diseñador de producto Andres Lhima se atreve a plasmar su creatividad e ingenio mexicano en una gama de diseños que lo han llevado a vender sus piezas en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y exponer en otros tantos como el Museo de Artes y Diseño de Nueva York (MAD). Con estudios en el Centro de el Centro de Investigaciones de Diseño Industrial de la Facultad de Arquitectura de la U.N.A.M, sus  diseños están dando de qué hablar en varios lados, como el destapador  de luchador y el sillón fidencio que está construido con un contenido de  botellas PET recicladas y tapizado con malla.

Acá les dejamos una plática bien suave que tuvimos con él hace unos días en su estudio.

 Leímos por ahí que antes eras grafitero bajo el nombre de FOTOZ ¿Cómo terminaste de diseñador y ganando varios premios?

No le había encontrado lógica porque cuando pintaba era en la prepa  como parte del desmadre y el relajo: pintar, echar caguamas y vender  dulces. No es que estuviera tan mal pero no es positivo porque no está  controlado, es más bien parte de la edad. Yo quería estudiar diseño y  comunicación y mi otra opción era diseño industrial, pero decía de todos  modos no me quedo, y ¡tómala! que me quedo y en CU (risas). Entonces ya  le pare, la última que me avente fue en ahí en el toreo cuando todavía  existía y dije pues ya me corretearon, ya me encañonaron ya pise los  separos… pues ya que más. Antes no había esa onda de poder hacer algo  más con eso y se me bajó la pasión. Pero donde puedo ligar estas dos  partes, es en la ganancia de atreverse y hacerlo aunque estés solo. Y  desde ahí me gustaba la onda de decir ese soy yo y de saber que soy  alguien a quien le gusta ser ubicado por su trabajo.

“todos somos como una alcancía de vivencias que se traducen en cosas o palabras…”

¿Por qué no nos cuentas un poco como influye para ti vivir en la ciudad de México?

Justo esa facilidad de ir y venir por la ciudad con el transporte. La  ciudad siempre influye y donde lo noto más es en el sillón Fidencio. Yo  estaba muy familiarizado con la zona de la merced, llegaba por  diferentes lugares, ya sabía dónde estaban los tacos y la pulcatas, y  por su puesto donde están los materiales. No recuerdo si investigué o lo  vi porque luego tienen los rollos de malla afuera con los que hacen las  bolsas de mandado.

Y por otro lado a mí me gusta utilizar el transporte público, me  llevaba los rollos en el camión, ya sabes, le decía le pagó dos al  chofer… (risas). Ósea también me gusta eso de estar en contacto, ay si  wey, se escucha muy acá no “rozando con mi gente”. Pero la verdad es que  nunca te vas acordando de esto cuando diseñas pero al final todos somos  como una alcancía de vivencias que se traducen en cosas o palabras.

Este año México es la capital del diseño ¿Cómo consideras la etapa por la que está pasando actualmente el diseño en el país?

Lo veo muy bien porque hay muchas oportunidades, cuando entre a la  escuela yo dije ya voy a diseñar; mi carrera inicio en la escuela como  estudiante.  Yo creo que desde las ferias ayuda mucho, está el Design Week que no es todavía mucho para estudiantes por los costos pero también está el Abierto Mexicano de Diseño.  Ya hay muchos medios y ayuda que el internet te muestre lo que se está  haciendo en otros lados, por ejemplo San Luis, Guadalajara y Monterrey.  Ya se está descentralizando.

Bueno, que sea la capital del diseño no significa también que todos  vayan a diseñar ya que es un grupo específico el que se encargó de  traerlo. Que tampoco está tan mal porque a fin de cuentas va a impulsar y  atraen las miradas hacia acá.

Algunos de tus trabajos los has expuesto en museos de Estados  Unidos y otras partes ¿Cómo has visto que conciben el ingenio y  creatividad mexicano en otras partes del mundo?

Me tocó con la mamá canguro y los tulipanes, pero en el caso del  sillón Fidencio en Nuevo México les parecía muy interesante estar  metiendo botellas en la malla, aunque siento que a fin de cuentas eso  todavía está catalogado como Kitsch; que agarres cosas de  cultura y las utilices en tus diseños. Y al contrario con la mamá  canguro y los tulipanes, me adapte a un cliente y a un concurso. Ye  estando en Italia te das cuenta de que eres un representante de México y  de lo poco que nos conocen; me tocaba también la onda de “ah, todos traen sombrero, eres el prototipo de mexicano, chaparrito y gordito”. Pero  creo que si he sido respetado y premiado pero no por ser mexicano sino  por ser yo y con lo que me quedo es que soy un representante de México y  eso también tiene una carga fuerte de llegar vender lo mejor de lo que  es México.

¿Cuál es tu objeto preferido?

Un objeto que me gusta mucho es la cuchara, se me hace de los objetos  más cabrones en la humanidad; no sé cuántos años han pasado pero la  cuchara sigue siendo la cuchara. Puedes encontrar desde la de plástico  para comerte tu tamal hasta la de plata de Tiffany para un regalo. Pero  el caso es que con el mismo diseño puedes comer varias cosas, de hecho  estoy trabajando en el diseño de una cuchara bastante conceptual, ya la  mande a imprimir en 3d para hacer el fundido en plata.

“Las modas siempre van a ser modas y lo clásico siempre va a permanecer”

¿Qué es lo más Off the Wall que te ha sucedido en esto del diseño? 

Cuando me fui a Nueva York la primera vez, llegué a Manhattan y la  verdad no hablo inglés, estaba en un museo y me pegue a un grupo de  españolas que estaban dando un tour por los museos, pero sí se dieron  cuenta y me dijeron que me habían “pillado”. Después ya estaba sentando  en Central Park y veo pasar a la curadora del grupo y le grite ¡Gema! Ya  sabía que hablaba español y nos pusimos a platicar le dije que estaba  presentando una pieza en el MOMA y ella era artista y guía de turistas.  Al final pues me invito al MET (Museo Metropolitano de Arte), que estaba  cerrado, pero no importaba porque ella me podía dar un tour privado y  pues ya nos lanzamos a ver los Rembrandt. Y pues otra más personal que  conocí a mi novia por andar en esto, creo estar haciendo lo que te gusta  es estar conectado contigo mismo y al final estos son los premios.

¿Te consideras alguien más Old School o arriesgas más por las nuevas tendencias?

En el proceso soy muy de la vieja escuela me late estar haciendo  muchos bocetos y también prototipos. Pero por ejemplo ayer le decía a un  arquitecto que hay un banco de Alvar Aalto, el “stool  60”,  que van a pasar cien años y va a seguir vigente, entonces siempre  pienso en objetos que se conviertan en atemporales. Me he dado cuenta  que lo básico y lo sencillo es lo más atemporal pero también lo más  complejo, siempre busco eso en mis diseños.Las modas siempre van a ser  modas y lo clásico siempre va a permanecer.

“estar seguro de lo que quieres hacer, no puedes dudarlo, tienes que estar dispuesto a pagar el precio…”

 ¿Qué crees que te hace autentico?

Pues creo que las personas que he conocido me han dado su confianza  por cómo he sido, porque soy transparente. Lo que me ha dejado más esto  es valorarme como persona y no intentar ser otra cosa. Es como estoy  interactuando contigo y estás hablando y dices “no, no digas eso” o “eso  no lo hubieras dicho”; pero al final pasa lo mismo con las ideas,  cuando llegan las tienes que sacar. O sea si hay un filtro, pero se me  ocurren cosas y digo va eso está chido. Y creo que hay un congruencia en  como soy como persona y a la hora de diseñar.

Sin  duda necesitamos más exponentes como tú que nos represente en otras  partes del mundo ¿Qué es lo que puedes recomendar a los jóvenes que  están empezando o en general?

Pues tienes que atreverte y adaptarte, amoldarse para conseguir las  cosas que tú quieres. Es súper bueno tomar decisiones no importa si al  final la cagaste porque aprendes de que hayas decidido hacer algo.  También tienes que mantener ese nervio de la emoción y no caer en  costumbre y la monotonía, no perder el hambre cuando estás creando y  también de ser alguien. Y sobre todo estar seguro de lo que quieres  hacer, no puedes dudarlo, tienes que estar dispuesto de pagar el precio.

Pueden encontrar más información de los diseños de Andres Lhima aqui.